¿Y si aplicamos el mindfulness a la comida?


Muchos han oído hablar de esta técnica, o filosofía de vida, para practicar la atención consciente con el objetivo de mejorar nuestra calidad de vida. Esto se puede aplicar también a la alimentación, ayudándonos a entender mejor cómo reacciona nuestro cuerpo y nuestra mente ante ella y mejorando nuestro bienestar.

 

Nos hace comer de forma consciente

Aplicar el mindfulness a la alimentación significa comer con conciencia plena. Es decir, comer sin distracciones como el ordenador, móvil…. Así podemos concentrarnos en el sabor y textura de los alimentos para poder disfrutarlos al 100%. Es importante también que nos tomemos nuestro tiempo, bocado a bocado, haciendo pequeñas pausas. Si es posible, debemos evitar levantarnos justo después de terminar de comer para disfrutar del momento.

 

Evita atracones

También es necesario escuchar a nuestro cuerpo con todos los sentidos para identificar si realmente tenemos hambre física o emocional. Es decir, si estamos tristes, tensos, estresados, frustrados, aburridos…. Reconociendo este estado emocional, podremos evitar proyectarlo en el plato y comer de forma compulsiva.

 

Mejora nuestra elección de alimentos

Este concepto no sólo implica ser conscientes de lo que comemos y cómo lo comemos, sino que abarca todo el proceso de antes y después de comer. Es decir, que debemos aplicarlo desde el momento en el que hacemos la compra, priorizando los productos frescos y de temporada, y disminuyendo los envasados y productos procesados.

 

Ayuda a identificar qué nos sienta mejor

Si estamos atentos a lo que comemos y a cómo reacciona nuestra cuerpo,  podremos identificar qué tipo de alimentos rechaza y cuáles nos sientan mejor. Así podremos evitar pesadez, hinchazón… y aprender a elegir aquellos que mejoran nuestra digestión para que el cuerpo funcione mejor y nos sintamos más ligeros.

 

Claves para comenzar a aplicar el midfulness a la alimentación



Si quieres sumarte a esta tendencia saludable, apunta alguna de los hábitos que puedes incorporar a tu día a día para llevarla a cabo:

  • Antes de comer, tómate un momento para respirar profundamente y conectar con tu cuerpo.

  • Bebe un vaso de agua despacio antes de cada comida.

  • Elige un lugar agradable, tanto en casa como en un restaurante, para comer.

  • Cierra el ordenador, silencia el móvil y apaga la televisión.

  • Dedica un mínimo de 20 o 30 minutos a comer.

  • Saborea cada bocado y cada textura.

  • Come despacio, masticando poco a poco, y haciendo pausas.

  • Come de todo e intenta que tu dieta sea lo más equilibrada posible.

Categorías: Alimenta tu bienestar

Ahorramas, S.A Todos los derechos reservados.
Ctra. de Arganda del Rey a Velilla de San Antonio, km 5 28891 Velilla de San Antonio (Madrid)
Aviso legal - Política de cookies - Política de privacidad

Cerrar

* Campos obligatorios

Si su mensaje está relacionado con una tienda concreta, indíquenos la dirección de la misma

Si desea recibir contestación es necesario que nos indique algunos datos personales:

Ahorramás usa cookies propias y de terceros para mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.