Tradiciones muy castizas de las fiestas de San Isidro


El día 15 de mayo Madrid se viste de largo para celebrar las fiestas de San Isidro. Chulapos y chulapas salen a la calle para bailar a ritmo de chotis y disfrutar de las tradiciones de esta festividad. La pradera, la ermita y la fuente de San Isidro son “el epicentro”, pero la celebración se siente y se respira en toda la ciudad a través de la gastronomía y las curiosidades más castizas. Repasamos nuestras favoritas:

 

La fuente de San Isidro

Una de las tradiciones más arraigadas entre los madrileños en el día de su patrón es la de ir hasta la Ermita del Santo a recoger agua de la fuente. Tiene fama de ser milagrosa y de curar todos los males del cuerpo y del espíritu, por ello cada año se convierte en lugar de peregrinación. Se cuenta incluso que la emperatriz Isabel (madre de Felipe II y mujer de Carlos I), recogió agua en esta fuente para sanar la fiebre de su esposo e hijo y ambos se curaron.

 

 Tontas, listas y de Santa Clara

Hablamos, como no, de las típicas rosquillas de San Isidro. La tradición cuenta que esta costumbre la comenzó una tal “Tía Javiera”, que las puso de moda en la pradera madrileña. A ella se sumaron cientos de artesanos que afirmaban ser parientes de Javiera y elaboraron la misma receta.



Las primeras, las tontas, son las más sencillas porque no llevan nada por encima. Las listas van cubiertas de una mezcla de azúcar, zumo de limón y yema. Y las de Santa Clara se caracterizan por llevar merengue seco. En Madrid, estos tres dulces no pueden faltar durante las fiestas, y desde Ahorramas nos sumamos a la tradición ofreciéndolas en nuestro obrador. Elaboradas con los mejores ingredientes y listas para saborearlas a ritmo de chotis.

 

Entresijos, gallinejas y chicharrones

 Del dulce pasamos al salado, con la típica casquería de San Isidro. La tradición cuenta que allá por los años cincuenta los pobres iban al Matadero Municipal de Legazpi a por algo que llevarse a la boca. Allí les daban tripas y vísceras. Cuando los pobres aumentaron, se tuvo que dar prioridad a las viudas y ancianas en este reparto.

Son platos de fuerte sabor y para muchos toda una delicatessen. Las gallinejas y entresijos son productos extraídos del cordero y la gallina que se fríen en su propia grasa con una exquisita elaboración y se sirven calientes. Por su parte, los chicharrones son recortes del entresijo, fritos de forma muy prolongada hasta alcanzar un punto de fritura como el de los torreznos muy fritos.

Su popularidad ha ido creciendo durante los años y pueden encontrarse durante las fiestas de San Isidro en los puestos ambulantes de la pradera y las verbenas. Además, puedes pedirlas por encargo en nuestros supermercados y disfrutar de su gran sabor.

Categorías: Alimenta tu bienestar

Ahorramas, S.A Todos los derechos reservados.
Ctra. de Arganda del Rey a Velilla de San Antonio, km 5 28891 Velilla de San Antonio (Madrid)
Aviso legal - Política de cookies

Cerrar

* Campos obligatorios

Si su mensaje está relacionado con una tienda concreta, indíquenos la dirección de la misma

Si desea recibir contestación es necesario que nos indique algunos datos personales:

Ahorramás usa cookies propias y de terceros para mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.