Por qué no debes separarte de la sandía este verano


La sandía es, sin duda, la fruta estrella del verano. Resulta ideal para combatir las altas temperaturas y la deshidratación tan propias de esta época del año debido a su alto contenido en agua. También es rica en nutrientes que nos ayudan a mantener nuestro cuerpo a punto, por lo que añadirla a nuestra alimentación durante estos meses es casi una obligación. Además, es una fruta muy versátil y fácil de consumir.




 

Más del 90% de la sandía es agua. De hecho, dos buenas tajadas pueden llegar a equivaler a un vaso. Por ello, esta fruta, propia de los meses de verano, puede ayudarnos a hidratarnos y a calmar el calor durante la época más calurosa del año. Su sabor es suave, dulce y muy refrescante. Por su parte, su color rojo resulta muy llamativo e indica que se trata de una fruta rica en antioxidantes. A la hora de comprar una sandía, hay que tener en cuenta que es una de las frutas que no madura una vez se separa de la planta, por lo que hay que asegurarse de que ya está en su punto.

Es originaria de África y el mayor productor de sandías del mundo es China.  Sin embargo, hoy se consume en todo el planeta. Se trata de uno de los frutos de mayor tamaño. Tiene una forma esférica u ovalada y está protegida por una corteza dura, de color verde oscuro y que, a veces, presenta bandas irregulares más pálidas. Su pulpa es jugosa, de color rojizo o amarillento y contiene muchas pepitas negras, marrones o blancas. Algunas variedades cultivadas en los últimos años, por su parte, han modificado estas características clásicas, dando frutos sin semillas, variedades con la pulpa amarilla o, por ejemplo, sandías de menor tamaño.

Cuando consumimos sandía no solo calmamos la sed y el calor, sino que conseguimos bocados repletos de aportes nutricionales muy beneficiosos para nuestro organismo. La sandía contiene niveles importantes de vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Además, nos aporta fibra, es baja en calorías y no tiene grasas. Por su parte, aunque contiene azúcar, su proporción es menor que en otras frutas, por lo que es se convierte en una opción muy saludable que deberíamos añadir a nuestra alimentación.

  • Efecto antioxidante. Su atractivo color rojo nos indica que contiene un alto nivel de antioxidantes gracias a elementos como el licopeno, un pigmento que, precisamente, da a la fruta su color. Esto ayuda a nuestro organismo a mantenerse en un estado óptimo, pero también contribuye a mitigar los signos del envejecimiento y a mantener sana nuestra piel.

  • La sandía es ideal para aquellas personas que tienen problemas de tránsito intestinal, ya que contiene gran cantidad de fibra y ayuda a regular el aparato digestivo, previniendo el estreñimiento.

  • Vitaminas y minerales. Es rica minerales como el potasio, el manganeso, el magnesio, el fósforo o el hierro. Además, e fuente de vitaminas A, B, C, que contribuyen a potenciar el sistema inmunológico, ayudan a regular el organismo y resultan beneficiosas para la salud cardiovascular.


La sandía también es un magnífico diurético, por lo que se recomienda su consumo a quienes padecen enfermedades que tienen que ver con la retención de líquidos, como la hipertensión. Así, favorece la eliminación de sustancias de desecho a través de la orina, por lo que resulta una ayuda perfecta como desintoxicante. Además, contribuye a que nuestros músculos se relajen y recuperen la energía que necesitan cuando practicamos deporte, al final de una larga jornada de trabajo o, en definitiva, cuando realizamos cualquier esfuerzo físico.



Todo ello se une a que consumir esta fruta resulta muy sencillo, ya que no tiene que pelarse. Ello la convierte en un postre perfecto para los más pequeños y su textura, además, es muy apropiada para aquellos, como los mayores, que tienen dificultades para masticar. Otra de sus ventajas es que no se deteriora demasiado, por lo que se mantiene sin problema cortada en la nevera durante más de dos días. Aunque suele consumirse al natural, como postre, podemos comerla de maneras muy diversas: ensaladas, zumos, granizados, polos, sorbetes, en el ceviche, con el gazpacho, en tabulé o, por ejemplo, acompañando a otros platos. ¡Y es apropiada para cualquier momento el día!

 

 

Categorías: Alimenta tu bienestar

Ahorramas, S.A Todos los derechos reservados.
Ctra. de Arganda del Rey a Velilla de San Antonio, km 5 28891 Velilla de San Antonio (Madrid)
Aviso legal - Política de cookies - Política de privacidad

Cerrar

* Campos obligatorios

Si su mensaje está relacionado con una tienda concreta, indíquenos la dirección de la misma

Si desea recibir contestación es necesario que nos indique algunos datos personales:

Ahorramás usa cookies propias y de terceros para mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.