¿Necesito beber más agua? Tu cuerpo te da señales. ¡Escúchalo!


Más de la mitad de nuestro cuerpo es agua. Concretamente, en torno al 60% en el caso de los hombres y el 50% en las mujeres. Alucinante, ¿verdad? El agua es una molécula tan importante para el correcto funcionamiento de nuestro organismo que no podemos reducirla exclusivamente a una cuestión de sed, aunque ésta es la primera señal de aviso. Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), debes aprender a escuchar las señales que te envía tu cuerpo cuando necesita una hidratación extra.


1. Dolor de cabeza intenso
Este es uno de los signos más significativos de la deshidratación. Cuando a nuestro cuerpo le falta agua, es más difícil que el oxígeno y la sangre fluyan hacia el cerebro, por lo que somos más propensos a sufrir dolores de cabeza.


2. Calambres
Los deportistas saben de lo que hablamos. Durante un esfuerzo físico, es importante controlar el balance entre la hidratación y los electrolitos para que los músculos se contraigan correctamente. La pérdida de agua puede provocar calambres, espasmos musculares involuntarios o fatiga.


3. Aumento de las pulsaciones
El corazón es el encargado de bombear la sangre al resto del cuerpo y mantenerla en circulación. Si no bebemos suficiente agua, la sangre se vuelve más densa, por lo que el corazón tiene que trabajar más para bombearla. Ese esfuerzo extra se traduce en un aumento de la frecuencia cardiaca, o lo que es lo mismo: en más pulsaciones por minuto.


4. Piel seca o sin elasticidad
La piel nunca miente. Y en esta ocasión, no iba a ser menos. Una sencilla prueba para ver si estás deshidratado es pellizcar la piel: en la frente, entre las cejas, o en el dorso de la mano, entre el dedo pulgar y el dedo índice. Si la piel vuelve a la normalidad rápidamente, estás bien hidratado. Si se queda pellizcada, entonces no sabemos a qué estás esperando… glu glu glu.


5.Orina oscura
El agua ayuda a eliminar los residuos que genera nuestro organismo. Cuando no estamos bien hidratados, la proporción de residuos es mayor que la de agua, lo que ocasiona que la orina tenga un color amarillo más oscuro y un olor más fuerte.


Lo que se aprende escuchando, ¿verdad? Ahora sólo tienes que levantarte y servirte un buen vaso de agua. No dejes de hacerlo, porque lo bueno empieza aquí.

Categorías: Alimenta tu bienestar

Ahorramas, S.A Todos los derechos reservados.
Ctra. de Arganda del Rey a Velilla de San Antonio, km 5 28891 Velilla de San Antonio (Madrid)
Aviso legal - Política de cookies

Cerrar

* Campos obligatorios

Si su mensaje está relacionado con una tienda concreta, indíquenos la dirección de la misma

Si desea recibir contestación es necesario que nos indique algunos datos personales:

Ahorramás usa cookies propias y de terceros para mejorar la información y navegación del sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.